Elimina las cataratas

¿Qué es una catarata?

Una catarata es una opacidad del lente (cristalino) del ojo, el cual normalmente es claro y transparente; puede compararse a una ventana que se escarcha con hielo o se “empaña” con vapor. Una catarata ocurre cuando el cristalino (el “lente” del ojo) se nubla, afectando la visión.

La mayoría de las cataratas están relacionadas con el envejecimiento. Las cataratas son muy comunes en las personas mayores.

Cuando llegan a los 80 años de edad, más de la mitad de los pacientes tienen una catarata o han tenido una operación de cataratas.

La catarata puede ocurrir en uno o en ambos ojos. La catarata no se transmite de un ojo al otro.

Los síntomas más comunes de una catarata son:

  • Visión borrosa u opaca.
  • Los colores lucen desteñidos o amarillentos.
  • Destello. Las luces de los automóviles, las lámparas o la luz del sol parecen muy brillantes. Una aureola puede aparecer alrededor de las luces.
  • No ve bien de noche.
  • Visión doble o imágenes múltiples en un ojo. (Este síntoma pude desaparecer cuando la catarata crece.)
  • El tamaño y la forma de la opacidad del lente puede variar. Si la opacidad no está cerca del centro del cristalino, es probable que usted ni siquiera sospeche que tiene una catarata.

¿Cómo se tratan las cataratas?

Se pueden mejorar los síntomas de una catarata en su etapa inicial con nuevos lentes, mejor luz, gafas anti-reflectoras para el sol, o lentes de aumento.

Si estas medidas no le ayudan, la cirugía es el único tratamiento eficaz.

La cirugía consiste en operar el cristalino opaco y reemplazarlo con una lente artificial (LIO).

La catarata solamente se debe operar cuando la pérdida en la visión interfiere con sus actividades diarias, como conducir, leer o ver la televisión. Usted y su oculista pueden tomar esta decisión juntos. Una vez que usted entienda los beneficios y los riesgos de la cirugía, usted puede hacer una decisión informada sobre si la cirugía para las cataratas es apropiada para usted.

A veces es necesario operar la catarata aún cuando no le causa problemas en su visión. Por ejemplo, una catarata se debe operar cuando impide examinar o tratar otro problema en los ojos, tal como la degeneración macular relacionada con la edad o la retinopatía diabética.