La edad es un factor de riesgo para tus ojos


ceojosEn mayores de 40 años

Una revisión anual es clave para la prevención .
La presbicia o vista cansada es un ejemplo de cómo nuestra visión puede empezar a verse condicionada por el proceso de envejecimiento de algunas estructuras oculares, como es el caso del cristalino, nuestra lente natural, que empieza a perder elasticidad y capacidad de acomodación. Además, en esta etapa también pueden empezar a gestarse patologías oculares más graves relacionadas con la edad, como el glaucoma o la degeneración macular asociada a la edad DMAE u otras enfermedades como la retinopatía diabética.


En mayores de 60 años

El 17% de la población tiene más de 65 años y se estima que esta cifra se duplique en el 2050.
A partir de los 60 o 65 años deben incrementarse las medidas preventivas para poder realizar un diagnóstico precoz de enfermedades que no ofrecen síntomas en las fases iniciales, cuando solo pueden detectarse en una revisión oftalmológica, enfermedades que causan ceguera de manera silente como la maculopatía asociada a la edad, el glaucoma o la retinopatía diabética. La patología relacionada con la edad más extendida es la catarata. Otras enfermedades como el glaucoma o la degeneración macular asociada a la edad (DMAE) se encuentran entre las principales causas de ceguera, pero si se tratan a tiempo, pueden controlarse y no incidir de forma decisiva en nuestra actividad diaria.